¿CÓMO PUEDO COMBATIR LOS RUMORES?

Debes tener en cuenta que, seamos conscientes o no, todas las personas somos portadoras de estereotipos y prejuicios hacia otros grupos sociales y que podemos caer en percepciones y evaluaciones sesgadas sobre otros colectivos para reafirmar lo que pensamos.

Por ello, debes elegir el momento adecuado, usar la empatía y la asertividad con las personas con las que hables, para entablar un diálogo abierto que haga posible el enriquecimiento y cambio mutuo. Al mismo tiempo tienes que tener en cuenta que los cambios en este campo son muy difíciles de lograr a corto plazo, por lo que tiene bien moderar tus expectativas a la hora de plantearse los resultados de tus acciones.

ENCONTRAR EL MOMENTO:

Valorar si disponemos de tiempo para iniciar la conversación.

Decidir si nos encontramos en un entorno adecuado para tener la conversación.

MOSTRAR RESPETO:

Debemos estar dispuestos a escuchar los argumentos de la otra persona.

Acabar la conversación de una forma cómoda para que así la otra persona pueda reflexionar sobre lo que hemos hablado.

VALORAR A LA OTRA PERSONA:

Los recursos tienen que ver con las preocupaciones y miedos de la persona.

Hay que intentar entender y reconocer las inquietudes de la otra persona para conseguir una mejor receptividad.

ESCUCHAR ACTIVAMENTE:

La escucha activa ayuda a comprender los pensamientos, sentimientos y acciones de la otra persona y a darle un sentido a lo que nos dice.

No interrumpas ni hables por encima de la otra persona. Para escuchar hay que dejar hablar. 

Haz preguntas.

CAPTAR SU ATENCIÓN:

Debes utilizar un lenguaje cercano. Tus argumentos deben ser cortos y claros.

Es recomendable usar ejemplos reales y cercanos.

MANTENER LA CALMA:

Una actitud positiva favorece el éxito del diálogo.
Domina tus emociones y aporta respuestas serenas.

Si ves que no puedes controlarte, es mejor no continuar la conversación, termínala de la mejor manera y busca otro momento para continuarla.

AQUÍ ENCONTRARÁS HERRAMIENTAS PARA COMBATIR LOS RUMORES:

¿FORMAS PARTE DE ALGUNA ASOCIACIÓN?

HAZTE AGENTE ANTIRUMOR

Un agente antirumor es una persona que, en su comunidad, en su organización o en un contexto interpersonal, combate activamente los rumores.

El objetivo de un agente antirumor es acompañar a las personas de nuestro entorno a que se cuestionen la información que les llega y no se dejen llevar. Para ello, es fundamental tener una comunicación eficaz a través del diálogo.

Si quieres convertirte en agente antirumor, es necesario que trabajes las siguientes habilidades:

Comprender la perspectiva de la diversidad humana afirmativa y manejar conceptos básicos en interculturalidad y migraciones.

Aprender a trabajar en programas de intervención en tu comunidad, organizaciones, etc. recopilando información de esos contextos.
Reconocer los procesos psicológicos y sociales que participan en la creación, mantenimiento y difusión de los rumores.

Comunicar de forma fluida, sincera e influyente para abordar los distintos rumores, tanto en el cara a cara, a nivel grupal (en grupos de amas de casa, por ejemplo), organizativo (ONGs, centros escolares, etc.) o comunitario (tu barrio, municipio, etc.). Por ello es necesario empatía, escuchar activamente, la comunicación no verbal y que controles la situación y los tiempos.

También pueden serte útiles habilidades básicas en el manejo de dinámicas de grupos, aunque siempre es mejor contar con asesoramiento profesional.

Si quieres hacerte agente antirumor, contacta con una de nuestras entidades adheridas.